"La belleza de lo sencillo."
Si te gusta el bonsai, cultívalo y aprende a diseñarlo. ¡ Te apasionará!
Home » Cultivo » Agua de calidad: equipo doméstico de ósmosis inversa

Agua de calidad: equipo doméstico de ósmosis inversa

La calidad del agua con que regamos nuestros bonsáis es una de los factores de éxito en el cultivo de éstos árboles. El agua de lluvia, ideal por carecer de minerales disueltos, iones de calcio o magnesio u otros elementos extraños, no siempre está a nuestra disposición ni disponibilidad. Se impone montar un equipo doméstico de ósmosis inversa con el que obtendremos un agua de excelente calidad para el riego de bonsáis así como el resto de nuestras  plantas de interior.

Equipo doméstico de ósmosis inversa

Nosotros mismos, con un poco de maña y algunas herramientas podemos dotar a nuestro hogar de dicho equipo para consumo humano y riego programado de los bonsáis que cultivamos. Los pasos a seguir son los siguientes.

Necesitamos un grifo suministrador conectado a la red de nuestra casa, que instalaremos lo más cerca posible de la zona de bonsáis de nuestra vivienda y un tubo de salida al desagüe  para el agua de rechazo sobrante.

Durante el montaje  utilizaremos guantes de goma para preservar la esterilización de fábrica de los filtros y membranas  del equipo. El orden de colocación de los filtros sería: primero el de sedimentos, el más cercano a la entrada de agua, después el de carbón granulado y por último el de carbón compacto.

A continuación realizamos las conexiones a la membrana, siguiendo las instrucciones del fabricante del equipo en cada caso (ésta debe sustituirse cada 3 años aproximadamente)

Para que el agua sea pura y de la máxima calidad efectuaremos dos vaciados completos iniciales del tanque contenedor para poder consumirla. Es lo que necesita el equipo para autolimpiarse y suministrar agua fina.

La mejora de la calidad del agua de la red con la obtenida mediante éste equipo de ósmosis inversa la podemos calibrar con un medidor TDS (medidor de la conductividad del agua y del total de sólidos disueltos en la misma). Éste nos indica en valores numéricos, ppm, las partes por millón de sólidos disueltos en el líquido elemento y así valorar la calidad del mismo. Según las regiones, entre un agua de grifo no tratada y otra osmotizada puede haber una diferencia de hasta 200 ppm.

Finalmente dispondremos de un sistema de riego automático y programable que proporcione agua de ósmosis obtenida con nuestro equipo de forma constante a nuestros bonsáis.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

bonsais pino
idem up