"La belleza de lo sencillo."
Si te gusta el bonsai, cultívalo y aprende a diseñarlo. ¡ Te apasionará!
Home » Especies » Bonsai morera – morus alba

Bonsai morera – morus alba

Las moreras son originarias de Asia y se han cultivado en la China desde hace inmemorial. El género Morus esté emparentado con el género ficus a través de la familia de las moráceas (moraceae, en latín), a la que ambos pertenecen, pero a diferencia de los ficus, las moreras sólo abarcan un género con pocas especies.bonsai morera alba

Bonsái morera. Características

Como cualquier planta de ésta familia su savia está compuesta de látex de color blanco. De entre éstas escasas especies destacamos el moral negro o morera negra (Morus nigra), de frutos negros, cultivada por sus frutos comestibles. y la morera blanca, morera blanca o moral blanco (Morus alba),  de frutos blancos. Sus hojas han servido tradicionalmente como alimento de los gusanos de seda.

Se trata de un árbol caduco, rústico, de tamaño pequeño o mediano, con copa muy ramificada, redondeada e irregular, generalmente más ancho que alto que puede llegar a vivir varios cientos de años. De tronco rugoso y con nudos, la corteza  es áspera y agrietada verticalmente en los ejemplares de mayor edad, con ramas bajas  amplias y macizas.

Las  hojas son alternas, de cierto tamaño, simples, pecioladas, dentadas, asimétricas,  lobuladas  y  generalmente acorazonadas en la base,  con ápice agudo, de color verde oscuro, morus  nigra o claro en morus alba, y de color amarillo dorado en otoño.

Las flores se forman en la segunda mitad de la primavera, son unisexuales en el mismo árbol (monoicas) o en árboles separados flores (dioicas). Son pequeñas e reducidas y cuelgan de amentos, de color crema o verdoso. Los  frutos son infrutescencias, llamadas moras, comestibles y compuestas  de unos 2 cm. de longitud, carnosas y con forma alargada u ovalada, de color blanco, rosa, rojo, morado o negro dependiendo de la especie y estado de maduración en el que se encuentren.

Ubicación

Debe cultivarse en el exterior durante todo el año, a pleno sol, ya que así conseguiremos un crecimiento sano, con una ramificación mucho mayor y frondosa y un tamaño de hoja reducido.
Resiste bien las temperaturas bajas, aunque hay que tener cuidado con el frío y las heladas intensas, en cuyo caso podemos protegerla en el interior en un invernadero frío, pero sólo temporalmente. Es sensible a los traslados. Aguanta bien periodos prolongados de bajo riego. Necesita sentir el paso de las estaciones y el frío invernal  para despertar sus yemas en primaveras con mayor vigor y energía. En climas excesivamente duros durante la estación fría, podremos protegerla dentro de un invernadero frío  para preservarla de heladas intensas y prolongadas y sólo mientras éstas duren.

Riego y abonado

Durante la floración conviene espaciar más los riegos para evitar la caída prematura de las flores. No hay que pulverizar las hojas ni mantener ambientes excesivamente húmedos de forma artificial porque correremos el riesgo de que aparezcan problemas de hongos.

Abonar con frecuencia con un abono orgánico de calidad, especialmente durante la época de crecimiento vigoroso, es decir, en primavera y también durante el otoño. El resto del año reducir considerablemente el aporte de abonos.

Transplante

Cada 2 años aproximadamente al principio de la primavera, cuando las yemas se hinchas pero no están abiertas aún, con un sustrato bien drenado, cuando el árbol es adulto. En árboles jóvenes y debido a su rápido crecimiento radicular se hará anualmente.

Aprovecharemos el trasplante para sanear el sistema radicular del árbol y reducir las ramas que no nos interesen de la copa sin olvidar dejar mayor volumen de raíces que de parte aérea.

El sustrato a utilizar tendrá un buen drenaje, no será ácido ni apelmazado, ya que la especie no prospera bien en los suelos pesados;  30% arena grano medio o tierra volcánica + 70% mantillo, por ejemplo.

En las semanas posteriores al trasplante lo protegeremos provisionalmente en algún lugar resguardado de la luz directa del sol.

Poda

Podar las ramas pesadas a finales de invierno o principios de primavera antes de que comience a circular la sabia (siempre que el árbol esté vigoroso y sano).

Pinzar los brotes de los nuevos crecimientos a 2 hojas, después de la primera brotación.. Eliminar las hojas grandes cuando aparezcan. De los dos brotes nuevos que surjan escojeremos el que nos interese en función de la dirección deseada para la nueva rama (izquierda o derecha) y desecharemos el otro.  Con ello la ramificación se hará más compacta y pequeña.

Los estilos habituales de modelado de la morera son el recto informa (moyogui)  e  inclinado (shakan), aunque se utilizan varios más en función del gusto del bonsaísta.

Como norma general eliminaremos los chupones de la base, las ramas opuestas y que se cruzan con otras ramas, que crezcan hacia arriba o hacia el interior.

bonsai morera

Vídeo Galería:

1. Poda prebonsai morera

2. Poda invierno

3. Poda de otoño

4. Evolución

5. Colores de otoño

6. Morus alba

tienda online de bonsais
bonsais pino
idem up