"La belleza de lo sencillo."
Si te gusta el bonsai, cultívalo y aprende a diseñarlo. ¡ Te apasionará!
Home » Reproducción » Cómo germinar semillas de olivo

Cómo germinar semillas de olivo

Para obtener un bonsái de olivo desde semilla, procederemos a la geminación de algunas aceitunas recogidas una vez alcanzado su punto óptimo de maduración en el árbol.

La semilla en sí no es el hueso de la aceituna. La aceituna es un fruto drupa, similar a una almendra, y al igual que en ésta, existe una cubierta carnosa exterior (llamada mesocarpio), un hueso leñoso (endocarpio) y una semilla dentro de él, a la que accederemos mediante métodos mecánicos.

Valiéndonos de unas tenazas o alicates  romperemos el hueso de la aceituna en sentido longitudinal para liberar la semilla grasa alojada en su interior, teniendo mucho cuidado de no dañarla.

Para acelerar el proceso podemos inducir la pregerminación de la misma colocándolas en un recipiente cerrado, un kit germinador nos valdría, sobre algodones o similar y administrándole humedad suficiente para que inicie la actividad vegetativa. Aplicaremos algún fungicida para evitar la aparición de hongos.

En definitiva lo que estamos realizando es una escarificación mecánica  para acortar el tiempo natural de germinación de la aceituna y permitir que  ésta entre en contacto con la humedad.

También existen otros métodos químicos para romper o debilitar la envoltura de madera del hueso de la oliva: dejándola en remojo 24-48 horas o añadiéndo productos como la sosa cáustica en las proporciones adecuadas que calientan el hueso y lo debilitan. En todos los casos es importante asegurarse de que la semilla o embrión alojados en el interior del hueso no sufrirá ningún daño.

Una vez expuesta la semilla o embrión, observaremos diferentes fases en la germinación:

1.- Imbibición: con la entrada de agua en la semilla en el germinador se inicia la hidratación de los tejidos de la semilla que depende de la dureza de la piel que recubre a la propia semilla. Una vez  hidratada, se inician una serie de procesos metabólicos esenciales para las siguientes fases de la germinación.
La cantidad de agua en el germinador así como la temperatura debe ser las adecuadas, o el proceso se verá afectado o alterado gravemente por la falta de oxígeno, escaso crecimiento o anomalías en la plántula que se creará a posteriori.

2.- Germinación: En sentido estricto. Se activa el metabolismo de la semilla.

3.- Crecimiento: Se inicia el crecimiento y aparación de la radícula a través de la cubierta de la semilla y el desarrollo de la plántula de olivo  con las reservas grasas de energía almacenadas en la semilla.

Cuando el tamaño alcanzado permita su manipulación, se podrá proceder a su trasplante en maceta con un sustrato adecuado.

bonsais pino
idem up