"La belleza de lo sencillo."
Si te gusta el bonsai, cultívalo y aprende a diseñarlo. ¡ Te apasionará!
Home » El arte del Bonsái » Comprar un bonsai – ¡ Y acertar con la compra !

Comprar un bonsai – ¡ Y acertar con la compra !

Si estamos interesados en iniciarnos es éste atractivo mundo del bonsái lo más normal es que comencemos comprando algún pequeño bonsái más o menos formado, pero antes de hacer tal cosas deberíamos reflexionar un momento y no actuar por impulso (cosa que por otra parte no siempre es fácil).

Al fin y al cabo estamos hablando de un ser vivo, que nos exigen unos cuidados diarios mínimos pero imprescindibles y tal compra nos obliga a ser responsables y consecuentes con nuestra decisión.comprar un bonsai

¿Dónde debo comprar un bonsai?

Hoy en día tenemos varias opciones para adquirir nuestro primer bonsái. Lo ideal sería acercarse a un centro especializado, pero si no existe ninguno cerca de tu lugar de residencia te recomendamos otras opciones.

  • El centro comercial, centro de jardinería o floristerías.

Es muy posible que encontremos en estos centros algún rincón o stand con bonsáis llamados “comerciales” a precios bastante asequibles y en su mayoría de origen asiático, que como son fabricados, sí fabricados, en serie y en cantidades ingentes, adolecen en muchos casos de graves problemas de diseño y de cultivo, además del hecho de que los cuidados ( en cuanto a riego o iluminación) que reciben en estos locales no siempre son los idóneos. Si a todas estas circunstancias negativas añadimos el estrés que el cambio de ambiente le causará al llevárnoslo a casa agravaremos aún más su precaria salud. No es imposible, pero las posibilidades de supervivencia de estos ejemplares es bastante baja en la mayoría de los casos.

  • Tiendas especializadas en bonsáis, ya sean físicas o a través de internet. En el primer caso contaremos con el asesoramiento de profesionales que sabrán aconsejarnos sobre la especie más indicada para nosotros y los cuidados que necesitará. Además la garantía de llevarnos una planta óptimamente cuidada y cultivada está prácticamente asegurada.

En el segundo caso citado, una tienda online, hemos de ver mediante fotografías o vídeos el árbol que tratamos de comprar, ese árbol en concreto y no uno parecido o de la misma especie. Es la única forma de no llevarnos luego sorpresas desagradables o desilusiones.

Y aparte de las garantías durante el proceso de compra que cualquier tienda online serie debería ofrecer, no estaría demás conocer de antemano la experiencia de otros compradores y usuarios con esa tienda. Poder hablar directamente por teléfono, email u otro medio con alguien de la empresa que nos aclare dudas siempre denota seriedad y ciertas garantías.  

El árbol bonsai ¿cuál escojo?

Ya decididos a comprar nuestro primer bonsái nos enfrentamos a la elección de un ejemplar concreto entre todos los disponibles. Nos estaría demás en éste punto tener en cuenta algunos factores para que nuestra decisión sea la más acertada posible.

Nos fijaremos en que tenga una buena ramificación, con una considerable cantidad de masa verde, sin hojas amarillentas o marrones. Árboles enfermos, debilitados o que estén perdiendo la hoja los descartaremos inmediatamente (muy posiblemente sean víctimas de algún tipo de plaga).

Y finalmente, el punto sin duda más importante de todos: la especie de bonsai a escoger.

No es lo mismo escoger un árbol como el olivo, un junípero o un manzano, todos ellos especies autóctonas y perfectamente adaptadas a nuestro clima mediterráneo, que elegir árboles como la Serissa Phoetida, la Sagerethia o la Carmona, todos ellos originarios de climas tropicales o subtropicales y por tanto, con más dificultades para soportar nuestro clima.

Consideraciones finales para acertar con la compra de un nuevo bonsai

La salud y el vigor del árbol, así como las posibilidades que apuntan que puede convertirse en un buen bonsái son factores decisivos a la hora de elegir un prebonsai o material de vivero para trabajarlo.

Una planta enferma, débil o en malas condiciones nunca será una buena elección por mucho que nos guste su diseño o pensemos que podemos recuperarla fácilmente.

Un bonsái o un prebonsai bien cultivado durante sus primeros años mejora sus cualidades así como su precio.  Un cepellón de raíces trabajado y adaptado al contenedor o tiesto de cultivo también mejora las características y el valor del árbol.

El aspecto de la corteza, su textura, la calidad de la madera son signos de edad y calidad en un árbol

Las proporciones adecuadas, movimiento del tronco o ramas principales, un nebari bien definido y una buena conicidad general del conjunto son puntos fundamentales a la hora de valorar el potencial de un bonsái o prebonsai.

Una ramificación abundante, que permita seleccionar y diseñar las ramas adecuadas, así como una ramificación secundaria densa y de calidad (la materia verde debe comenzar lo más cerca posible de la base de la rama), señal de varios años de cultivo son signos de años de trabajo y añade valor al árbol que pretendemos adquirir.

A continuación os dejamos un instructivo vídeo del experto en bonsais David Cortizas que nos amplía de forma más gráfica los puntos a tener en cuenta a la hora de adquirir nuestro bonsai.

Otra opciones interesantes

Para los que tienen más paciencia, quizás les interese otras opciones, como adquirir en un vivero un plantón de pocos años de algún árbol que nos atraída, (frutales, junípero, olivo, etc.), y de cultivo no demasiado exigente, con el que poder crear nosotros mismos nuestro bonsái partiendo de éste material.

Siguiendo unos pocos pasos, en poco tiempo, nuestro arbolito irá adquiriendo forma y en el proceso nos divertiremos y aprenderemos.

La opción de iniciar el cultivo desde semilla, la menciono en último lugar pues requiere de una paciencia enorme, aunque es igualmente de gratificante ver y guiar a nuestro árbol desde el primer día. Solo hay que conseguir las semillas del árbol que nos apetezca cultivar, plantarlas en la época adecuada y de la forma correcta y pronto germinarán y comenzará a crecer nuestros futuros arbolitos.

La opción del prebonsai también resulta interesante para aquellos que les gusta planificar el trabajo o no disponen de mucho tiempo para dedicar a sus plantas.

Un prebonsai no es más que un futuro bonsai al que cultivan en un tiesto de mayores dimensiones, (generalmente tiestos de entrenamiento) pero que han ido formando y trabajando desde sus inicios para convertirlo en un bonsai pleno.

Básicamente la diferencia entre un prebonsai y un bonsai está en el tamaño de la maceta, que en el primer caso es considerablemente mayor que la típica maceta de cerámica que vemos en bonsai adulto.

Las ventajas de trabajar inicialmente con prebonsais son varias.

El riego es menos exigente que un bonsai en su maceta típica. Al tener mayor volumen de sustrato, el desarrollo de las raíces es mayor y más rápido, con lo que se favorece el crecimiento del árbol durante estos primeros años de vida. Es más fácil de cultivar y manipular que un bonsai adulto en su maceta de cerámica definitiva. Y por último, el precio, bastante menor en los prebonsais al ser árboles más jóvenes, en proceso de formación y con un tiesto mucho más económico que los bonsáis adultos.

bonsais pino