Prebonsái

El concepto de prebonsái en ocasiones ocasiona confusión entre los principiantes en el milenario arte del cultivo del bonsái. Veamos sus características.

¿Qué es un prebonsái?

Una planta jóven o prebonsái es una buena primera opción para aquellos que quieren cultivar bonsáis desde las primeras etapas de la planta. 

Si no estás aún familiarizado con el arte del bonsái, elegir un pre bonsái es un buena buena forma de comenzar.

prebonsáis
Prebonsái de pyracantha (espino de fuego)

Debido a que el pre-bonsái aún no tiene una forma o diseño terminado, generalmente se vende a un precio más asequible, como otras plantas típicas de un centro de jardinería. Esto es un aliciente si quieres diseñar el árbol tú mismo de acuerdo con tus propias ideas y gustos.

Estamos pues ante un boceto rápido o una imagen de lo que será su aspecto en el futuro. El prebonsái difiere del bonsái  varios aspectos . Veamos algunas diferencias:

  • El prebonsái crece directamente en el suelo o en tiestos de entrenamiento, mientras que los bonsáis se cultivan en macetas de cerámica.
  • En comparación con los bonsáis, los prebonsáis que se venden en las tiendas son más baratos.
  • El prebonsái necesita diseño y formación; el bonsái ya parte con un diseño previo.

Por lo tanto, cuando esté interesado en comprar un bonsái, asegúrese de que no sea solo una planta cara. Asegurese de que ha sido trabajado como bonsái, incluso en las raíces.

Para que sobreviva, elija plantas que sean adecuadas para su cultivo como bonsái y que tenga una salud fuerte.

Diferencias entre prebonsái y bonsái

Definiremos el primero como todo árbol metido en una maceta de cultivo o entrenamiento generalmente de plástico (más profunda y más ancha que las de cerámica) para su desarrollo con la idea de engrosar tronco, ramas o nebari.

Hablaremos de bonsái cuando tengamos un álbol plantado en una maceta de cerámica o exposición. Se trata de un binomino inseparable entre la planta y la maceta.

La elección del prebonsái adecuado

Compra tus árboles preferentemente a principios de primavera u otoño cuando la temperatura sea adecuada para trasplantarlos y se encuentran en un periódo de crecimiento.

Elige especies autóctonas de fácil adaptación al clima de tu zona y de un tamaño lo más desarrollado posible, especialmente el tronco.

No es fácil elegir entre la  amplia variedad de plantas y especies disponibles, pero una vez que encuentres la planta adecuada, sólo tienes que mirarla e imaginar cómo lucirá cuando se convierta en un bonsái.

¿Sabes por dónde empezar para acertar con tu compra? Por supuesto  por el tronco. El tronco debe volverse más delgado gradualmente hacia la parte superior conforme asciende desde su base, es decir, presentar conocidad.

El bonsái que no tiene una transición suave desde la parte inferior más gruesa a la parte superior más delgada (ápice) no tendrá una apariencia natural en absoluto.

¿Y qué decir de las ramas? La ramificación es igualmente importante. Se pueden recortar y/o podar dentro de fechas para obtener la forma deseada, pero si ya están formadas y te gusta su disposición en diferentes direcciones, entonces ya tienes parte del trabajo avanzado.

El nebari. Por último, y no por ello menos importante debemos considerar un punto de suma importancia: el aspecto del nebari.

El nebari, punto de unión entre las raíces del árbol y el tronco, debe ser lo más ancho posible, circular, base de la conocidad ascendente del tronco y la parte más difícil de modificar a posteriori en un bonsái.

Si alguna de las raíces del bonsái son visibles por encima del sustrato le dará naturalidad así como belleza a nuestro árbol.

Cultivo y cuidados de nuestro prebonsái

Cada aficionado del bonsái aplica sus propias técnicas para hacer, a sus ojos, el bonsái perfecto para ellos; como díce el refrán «..cada maestrillo tiene su librillo».

Como cualquier otro árbol, el prebonsái prosperará mejor y más rápido en el suelo durante unos años, no en el espacio limitado de la maceta de cerámica o un tiesto de plástico.

La ubicación: importantísima.

Un lugar perfecto será aquel donde la planta reciba mucha luz solar junto con un sustrato adecuado y específico para cultivo de bonsáis. Una vez ubicado, es hora de ser creativo. Hacer de su prebonsái un bonsái real depende enteramente de tu dedicación.

Este arte milenario de plantar árboles en macetas se basa en podar, cultivar y dar forma a cualquier árbol según tus propias preferencias, creativas y personales pero sin abandonar las directrices básicas de la tradición japonesa.

¿Sabías que el alambrado del tronco y las ramas acotará el crecimiento del árbol según nuestro diseño? Al hacer esto, se mantiene pequeño, hermoso y fácil de trabajar

El alambrado con cobre o aluminio es el método habitual para dar forma a un árbol bonsái. Básicamente la técnica consiste en enrrollar con el alambre las ramas para guiar su crecimiento y curvarse en la dirección deseada. Sin embargo, hay que estar atento a la evolución y crecimiento de las ramas alambradas para evitar marcas en las corteza

No debemos dejar que el alambre se clave sobre la corteza y nos queden ramas con cicatrices.

Aprender los conceptos básicos del cultivo de un prebonsái es sencillo.

Si estás interesado/a en técnicas más avanzadas, debes cargarte de paciencia. Se necesitan años de cultivo y formación, incluso la ayuda de expertos, pero en el aprendizaje está la recompensa.

Prebonsai de olivo

El olivo es una de las especies más utilizadas por los aficionados y noveles en éste arte por la dureza y pocos requerimientos que su cultivo requiere.

Éste árbol típicamente mediterráneo de hoja perenne tiene un crecimiento lento pero constante que podemos cultivarlo en el suelo o un macetón grande para conseguir el calibre de tronco deseado. A partir de ahí iremos dando forma a las ramas que conformarán  el futuro diseño del árbol.

Deja una respuesta