Aprende a cultivar y diseñar tu bonsái. ¡ Te apasionará !

Home » Especies » Bonsai juniperus

Bonsai juniperus

El bonsai de junípero es uno de los más indicados para aquellos que se inician en el cultivo del bonsái, no sólo por la belleza de las tonalidades de su follaje verde azulado sino también por su resistencia y dureza.

En el género juniperus encontramos especies a las que denominamos comúnmente “sabinas o enebros”, que son coníferas arbustivas o arbóreas  pertenecientes a la familia de las cupresáceas que engloba a más de 50 tipos de árboles distribuidos por todo el hemisferio Norte.

bonsai juniperus

bonsai juniperus - hojasEl tamaño de éstos árboles o arbustos en algunos casos varía desde los 15 hasta los 40 metros de altura.
De reproducción dioica (los sexos masculino y femenino están separados en individuos distintos),  como defensa ante los herbívoros desarrollan espinas durante  sus primeros años, mientras que los conos o piñas característicos del género por su aspecto redondeado se presentan en distintos colores desde el anaranjado hasta el azul y frecuentemente aromatizados.
De hoja perenne, en un mismo ejemplar podemos encontrar dos tipos de hojas: acículas juveniles y hojas adultas con forma de escama.

Generalmente encontraremos  troncos sinuosos, de corteza rugosa y característica que lo hacen muy indicado para crear maderas muertas. Acepta varios estilos de diseño: azotado por el viento, sobre roca, etc. Asimismo sus ramas son muy flexibles, lo que facilita el modelado y alambrado de las mismas.

 La distinción en el nombre de debe a que los enebros mantienen el follaje espinoso de su juventud durante toda la vida de la planta, mientras que las sabinas sólo lo conservan durante la primera etapa de su vida.

Cuidados

Semisombra en pleno verano, el resto del año a plena exposición para crecer bien. Agradece la pulverización del follaje, sobre todo en las estaciones calurosas. Sustrato bien drenado, evitando en cualquier situación el exceso de humedad.

Podas fuertes o estructurales, durante el invierno. Pinzado de los brotes nuevos para evitar el alargamiento excesivo de los mismos y la pérdida del diseño.

Formación y poda

bonsai juniperus - formación

Izq.: Brote desarrollado, reducimos el brote principal para vigorizar el brote secundario (dcha)

Durante la formación de ejemplares jóvenes, para conseguir densificar las hojas de las ramas de forma rápida en esta especie, es recomendable dejar crecer y cortar los brotes terminales apicales, conservando íntegros los secundarios.

Éstos seguirán creciendo rápidamente y repetiremos el mismo  proceso periódicamente consiguiendo con ello ramas densas de forma rápida. El resto de las puntas de las ramas no las tocaremos para no ralentizar su  desarrollo. Estos trabajos los realizaremos en todo el árbol para que  no se produzcan desequilibrios entre unas zonas y otras.

Para visualizar de forma más gráfica el proceso de limpieza de las ramas en un junípero os dejamos éste vídeo perteneciente al canal dedicado al bonsái de David Cortizas.

Abonado

El abono se aplicará durante la etapa de crecimiento del árbol, no sólo para éste crezca adecuadamente sino también para densificar adecuadamente las ramas y copas de estos bonsais. Complementariamente a un abono orgánico sólido que aporte los tres macronutrientes, NPK,  incluiremos para el correcto abonado otros micro-elementos como boro, cobre, hierro, manganeso, zinc o molibdeno, además de otros nutrientes biológicos, como los extractos de algas que aportarán proteínas y minerales.

Reproducción

Se multiplican con relativa facilidad mediante esquejado, así como mediante semillas, que recogeremos en otoño, de conos maduros y que posteriormente estratificaremos previamente a la siembra en la primavera siguiente. También admite realizar injertos en variedades más difíciles de reproducir sobre plantas obtenidas de semilla.

Puesto que la técnica de esquejado es la más habitual y exitosa nos extendemos ahora sobre su aplicación.

Esquejes de junipero

Escogeremos brotes sanos y jóvenes de un año con la base semileñosa y un tamaño no mayor de 15 ó 20 centímetros, asegurándonos siempre que queden varias yemas por encima del sustrato al plantarlos. Si nos ponemos a esquejar en invierno, entre Octubre y Febrero,  las estaquillas que cortemos deberemos protegerlas en invernadero durante todo el invierno. Utilizando hormonas de enraizamiento favoreceremos la emisión de las primeras raíces. Una temperatura mínima entre 15º y 20º C constante durante las primeras semanas darán a los esquejes mayores oportunidades de éxito, así como mantener la humedad del sustrato en el que hayamos plantado las estaquillas y una iluminación constante y suficiente. Pulverizar los esquejes regularmente con agua no calcárea también influye positivamente a su enraizado.

Una vez que constatemos que han generado abundantes raíces, trasplantaremos cada esqueje exitoso a macetas individuales, labor que haremos a la primavera siguiente.

Enfermedades

Araña roja, e insectos chupadores de savia, como la cochinilla o el pulgón. También algunos tipos de larvas de  polillas.

También pueden ser atacados por larvas de varias especies de lepidópteros, como la thera juniperata o la eupithecia pusillata, que se alimentan de la corteza circundante de las heridas del árbol.

También pueden verse afectados por roya y el llamado “amarronamiento de las coníferas“, enfermedad causada por un hongo.

En invierno, los juníperos cambiarán de color, no por enfermedad, sino porque entran en hibernación, cambiando el color del follaje del verde intenso habitual a un color grisáceo y apagado.

A continuación os dejamos con ésta colección de bonsai juniperos shohin para que nos inspiremos

Especies de juniperos

Dentro del género Juniperus, que conocemos comúnmente como sabinas y que comprende entre 50 y 60 especies distintas, destacamos por su interés en horticultura y forestación, así como para la creación de bonsais las siguientes a las que citamos a continuación:

juniperus communis – enebro común
juniperus squamata – enebro escamoso
juniperus rigida – enebro de las pagodas
juniperus oxicedrus – enebro rojo
juniperus oxicedrus ssp. macrocarpa – enebro marítimo
juniperus cedrus – cedro de Canarias
juniperus phoenicea – sabina negra
juniperus phoenicea ssp. turbinata – sabina mora
juniperus sabina – sabina rastrera
juniperus thurifera – sabina albar
juniperus pingii – pino loderi
juniperus virginiana – sabina de Virginia o enebro americano
juniperus procumbens – enebro llorón
juniperus procumbens nana o sonare

Juniperus chinensis – enebro chino

juniperus chinensis shimpaku

Juniperus chinensis var. Shimpaku – Photo by David J. Stang

De tamaño medio y por lo general de forma piramidal, crecimiento lento, pero muy resistente a el calor, el frío e incluso la falta de agua. Sus hojas alargadas son de color verde azul tirando a grisáceo. El tronco y las ramas de ésta conífera son notablemente flexibles, y muestran una corteza rugosa de gran interés para el bonsái, por sus formas sinuosas naturales y sus maderas muertas también presentes en los ejemplares silvestres.

Cuidados: situaremos a pleno sol durante todo el día, -en verano atención a las temperaturas excesivas de mediodía-  aunque también puede crecer bien en zonas de semi-sombras. Soportan temperaturas frías, incluso bajo cero.

No son exigentes en cuento al tipo de suelo, prosperándo bien tanto en suelos arenosos como calcáreos.

Los ejemplares adultos son considerablemente resistentes a la falta de agua.

Riego: la falta de agua puede inducir al juníperus chinensis a emitir hojas juveniles, de tipo de aguja en vez de escamas como las adultas.

Pinzado: despuntar los brotes nuevos según vayan apareciendo para no perder el diseño del bonsái, labor que se puede hacer directamente con los dedos, pellizcando el espacio entre escamas para no dejar a posteriori partes de estas cortadas por la mitad y que acabarán secándose dejando esas puntas secas características de un pinzado rápido y mal hecho.

La poda de ramas de grosos notable la realizaremos en invierno, con el movimiento de savia parado.

En cuanto a enfermedades y plagas, la araña roja y la cochinilla son las dos más frecuentes que nos podemos encontrar en nuestro bonsái juníperus chinensis.

Trasplante. A la hora de trasplantar tendremos las precauciones habituales de cualquier conífera; no eliminar todo el sustrato viejo conservando al menos un tercio del mismo, no eliminar tampoco más de 1/3 de raíces de una vez y compensar la pérdida de raíces con reducción de masa de verde, además de un sustrato suficientemente drenante. La frecuencia será de 2 años en los ejemplares jóvenes en formación y más espaciados, en ejemplares adultos ya formados. Cuando el sustrato lo esté indicando.

Dentro de ésta especie tenemos varias subvariedades muy conocidas por su cultivo en bonsai, como son el bonsai juniperus chinensis itoigawa,  juniperus chinensis stricta el juniperus chinensis shimpaku entre otras.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

bonsais pino
x

Check Also

Macetas para bonsái

Como sabemos bonsái significa literalmente “árbol en maceta” y si bien el árbol es la parte primordial de éste tándem, la otra mitad asociada al concepto de bonsái, las macetas para bonsai, son parte en sí mismas de dicho concepto. ...