Los beneficios del musgo para bonsái

En bonsái nos gusta imitar a la Naturaleza lo más fielmente posible y una opción que utilizan muchos aficionados es usar musgo para imitar el manto de hierba que se da en la Naturaleza y en muchos aficionados salta la duda ¿Es perjudicial el musgo para nuestro árboles?

¿Qué es el musgo y para qué sirve?

Cuando hablamos de musgo nos referimos al musgo que crece en zonas de alta humedad, generalmente de color verde y que se puede extraer fácilmente incluso con la mano.

Suele crecer sobre rocas o tierra en zonas de humbría o situadas al Norte.

Este musgo es de la familia de las briofitas y son plantas no vasculares.

El nombre científico del musgo común es Polytrichum commune y el que se usa preferentemente en bonsái.

Musgo común - Polytrichum commune
Foto: Hans Hillewaert

Este musgo NO ES PERJUDICIAL  para nuestros árboles,  pero debemos aclarar en éste punto  por qué cultivar este tipo de musgo junto a nuestro bonsái no es malo y otras plantas sí.

La mayoría de los musgos carecen de tejidos especializados para transportar el alimento o el agua de una parte de la planta a otra. Como no disponen de ese sistema de conducción, no se considera que posean raíces, tallos u hojas verdaderos, por lo tanto se conocen como plantas no vasculares.

Las raíces del musgo sirven sólo para fijarse al sustrato, no para extraer el agua y los elementos nutritivos.

Mugos común con esporas
Foto: Katarzyna Kawka

Los musgos tampoco producen flores ni semillas. En lugar de ello, suelen desarrollar en el ápice pequeñas cápsulas de esporas que se alzan sobre pedúnculos largos y delgados, como los que vemos en la fotografía adjunta, y estas esporas son transportadas generalmente por el agua.

La ventaja del musgo frente a otras plantas, para usarlo en bonsái, es que su alimento lo obtiene absorbiendo sustancias disueltas en el agua, ya sea directamente de las atmosfera durante una lluvia o la descomposición de materia orgánica, restos de hojas, insectos e incluso las estructuras muertas del mismo musgo, que están sobre el sustrato y son disueltos por el agua de riego.

Esta característica hace que sea absolutamente neutro en cuanto a provocarle daños a nuestros bonsáis, ya que no utiliza y no consume los mismos nutrientes que nuestro árbol, no compite con él,  podríamos decir que es solo un compañero de maceta, con algunos beneficios. Citémoslos:

  • El musgo ayuda a evitar la pérdida del sustrato cuando lo regamos con fuerza o con lluvias intensas.
  • El musgo hace las veces de una capa protectora y su presencia en la maceta ayuda a disminuir la evaporación del agua de la misma , por lo que nos ayuda a conservar la humedad.
  • Es un muy buen aliado para los meses de más calor, aunque no evita el riego constante, simplemente mantiene un poco más la humedad disminuyendo el estrés hídrico del bonsái.

El único inconveniente que tiene este musgo es que no debemos dejarle crecer  sobre el tronco. Esto se explica porque al mantenerse siempre húmedo podría llegar a descomponer la corteza del nebari y en casos extremos puede causar una pudrición sobre éste

Lo más indicado es siempre mantener el nebari libre de musgo.

Existen muchas otras plantas tapizantes que a simple vista parecen musgo pero no lo son.

Colchón de novia
Colchón de novia – Soleirolia soleirolii

Son plantas con raíces, hojas y ramas, como el colchón de novia (Soleirolia soleirolii) o los helechos, estas plantas tienen raíces y sí, compiten por los nutrientes que le proporcionamos a nuestros bonsáis.

A esos efectos estas plantas sí son dañinas y sí pueden afectar el desarrollo de nuestros bonsái. La mejor manera de determinar fácilmente si son plantas o un musgo es intentar sacarlas, si las sacas y ves raíces definitivamente son plantas, ya que como mencionamos anteriormente el musgo no tiene raíces y sale muy fácilmente.

Los helechos también son plantas y tampoco deberían estar en la maceta de nuestro bonsái. Lo que ocurre es que estas plantas se ven bonitas o decorativas y a muchos aficionados les gusta tenerlas plantadas en la maceta acompañando a los árboles.

Si a pesar de todo decidimos dejar estas plantas tapizantes sobre el sustrato debemos limitar su presencia o acabarán debilitando al propio bonsái. Debes pensar que si esta planta prospera será en base a la fuerza y salud de tu bonsái.

Si quieres tener plantas que acompañen a tu bonsái te recomendamos la opción de cultivar y usar kusamonos.

Cómo hacer crecer musgo en nuestros bonsáis

El bonsái no se limita solo al árbol en sí.

La composición así como poner atención a los detalles es fundamental para lograr un bonito bonsái, como puedan ser las características de la maceta, complementos o la presencia del musgo.

Como hemos mencionado anteriormente, el musgo es un elemento que embellece mucho nuestros bonsái y nos ayuda además con la retención de humedad del mismo.

La belleza que aporta el musgo  acentúa la sensación de miniatura (debido al aspecto similar a la pradera natural) y a su vez resalta los colores del bonsái.

Crea un contraste con la corteza y follaje, sobre todo en especies de follaje distinto al verde. Es un aspecto que muchos quieren conseguir para sus árboles, pues la sensación de naturalidad y avejentez es evidente.

El musgo al cual nos referimos aquí es el musgo común de color verde claro que suele aparecer en secciones húmedas. Este musgo que crece sobre el sustrato no solo aporta con su belleza, también es una gran aporte para mantener y retener la humedad del sustrato, ya que impide que el agua se evapore por la superficie del sustrato.

Cualquier otra planta tapizante que crezca en el sustrato del bonsái y que tenga raíces, como la mencionada colchón de novia se debe eliminar porque con el tiempo se transformará en competencia que se alimentará de los nutrientes de nuestros árboles bonsáis.

Los musgos son plantas muy primitivas del  género llamado briofitas, las cuales se caracterizan por tener tejidos poco diferenciados. No poseen vasos de conducción, es decir no tienen xilema ni floema, no presentan raíces, tallos ni hojas verdaderas, sino que presentan un cuerpo vegetativo con estructuras muy primitivas que cumplen unas funciones básicas, con células que no llegan a constituir un tejido vegetal propiamente.

Dónde comprar musgo para bonsái

Tenemos la opción de comprar esporas del musgo, las cuales podemos sembrar sobre el sustrato de nuestros árboles y en condiciones propicias logramos que éste germine.

La venta de musgo para bonsái la podemos encontrar en numerosas tiendas online. Así de fácil es conseguir musgo para bonsái.

Aunque el mejor método es implantar el musgo directamente, además de ser muy efectivo es más rápido, casi instantáneo.

Este método comienza con la recolección del musgo. Este musgo crece muy rápidamente en zonas húmedas, con poco sol.

El musgo al no tener raíces no esta muy sujeto a la superficie, por lo que es muy fácil retirarlo sin causarle daños. La manera más fácil de hacerlo es con una espátula o con una navaja.

Simplemente se pasa la espátula bajo el musgo y este sale fácilmente, solo debemos tener precaución de sacar la mayor cantidad de musgo en una sola raspada, así será más fácil que éste agarre bien al sustrato.

Una vez recolectamos la cantidad de musgo que necesitamos para cubrir nuestros bonsáis,  procedemos a implantar el musgo sobre el sustrato.

Sólo tenemos que humedecerlo bien, vamos apretando con los dedos muy firmemente asegurándonos que ambos elementos queden muy apretados. Es importante dejar algunos espacios libres donde el agua de riego pueda correr y filtralse  entre al sustrato  y no cubrir toda la superficie de la maceta.

Despúes de la implantación debemos procurar mantener siempre húmedo el musgo. Lo regaremos de forma regular de manera que nunca se seque, ya que si se seca el proceso se interrumpe y puede llegar a secarse.

Una vez establecido sobre el sustrato, tras un tiempo de adaptación, comenzará a crecer y expandirse por los espacios aún libres de la maceta.

Hay sectores o lugares que son más secos y la humedad ambiental también es menor, por lo que cuesta mucho más lograr que el musgo crezca y se desarrolle sobre la superficie del sustrato.

Para ello existe una técnica que permite que sea más fácil que el musgo arraigue y se desarrolle sobre el sustrato.

La técnica consiste en crear una especie de masilla con sustrato arcilloso, generalmente las partículas más finas que se obtienen durante la criba de la tierra volcánica o la akadama, que es casi un polvo.

Este polvo o arcilla se humedece y se amasa hasta formar una pasta la cual ponemos sobre el sustrato, una capa de poco grosor.

Sobre esta capa  se coloca el musgo, presionándolo con los dedos fuertemente, así es más fácil que el musgo agarre y se desarrolle, ya que esta capa arcillosa retiene más la humedad y facilitará su crecimiento.

Veamos a continuación los tipos de musgo para bonsái que podemos encontrar.

Musgo natural para bonsái – Mantenimiento y reproducción

En el siguiente vídeo vamos a ver  cómo cultivar musgo para bonsái manteniendo unas condiciones óptimas para que dicho musgo tapizante de fibra corta propere sobre las macetas de nuestros bonsáis.

Como criar musgo para bonsái sólo requiere material de partida, que podemos recolectar en el campo, y humedad y temperaturas constantes.

Aparte de la recolección de porciones enteras con idea de reproducirlo en contenedores o macetas podemos también hacer musgo para bonsái simplemente desaciendo éste musgo recolectado con los dedos hasta conseguir una consistencia de arena y esparcirlo sobre un sustrato adecuado.

Con toda seguridad las esporas (a modo de «semillas de musgo») que contenía la muestra se esparcirán y proliferarán sobre el nuevo medio de cultivo a poco que tengan la humedad necesaria.

Musgo sphagnum para bonsái

No hay que confundir el musgo tapizante del sustrato con el musgo sphagnum que también se utiliza en el cultivo de bonsáis. Éste es un musgo de fibra larga, que generalmente se vende desecado y se emplea habitualmente en la realización de acodos.

acodo aéreo higuera
Acodo aéreo de higuera abierto. Vemos abundantes raíces nuevas entre los restos de musgo sphagnum utilizado para el acodo.

Dada su gran capacidad para retener humedad es el mejor sustrato para rodear el corte de un acodo aéreo y proporcionar una humedad constante que permita la emisión de nuevas raíces en dicho punto de corte.

Musgo de java para bonsái

El musgo de JavaTaxiphyllum Barieri– es una  planta utilizada habitualmente en la decoración de los acuarios, fácil de cultivar por su gran resistencia.

Se utiliza entre otras cosas para la recreación de paisajismo acuático en estanques y peceras imitando el forraje de árboles sumergidos.

Deja una respuesta