"La belleza de lo sencillo."
Si te gusta el bonsai, aprende a cultivarlo y diseñarlo. ¡ Te apasionará !
Home » Cultivo » Enfermedades y plagas del bonsái – Cómo prevenirlas

Enfermedades y plagas del bonsái – Cómo prevenirlas

Las enfermedades de los árboles bonsái pueden ser muy peligrosas e incluso fatales para la supervivencia de los mismos. Si somos capaces de reconocer los síntomas  e identificar el problema rápidamente, aumentaremos las posibilidades de recuperación y evitaremos la propagación de la enfermedad al resto de plantas que tengamos.

Algunos árboles son más susceptibles que otros a ciertas enfermedades o plagas concretas, por lo que es importante que conozca a la especie que cultiva y comprenda qué enfermedades son las más comunes para ese tipo de árbol en particular. Aveces descubrimos signos de la enfermedad cuando ya es tarde para prevenirla, pero todavía seguramente estaremos a tiempo de tomar medidas par salvar la vida del árbol.

Las enfermedades pueden manifestarse durante el cambio de estación de otoño a invierno o de primavera a verano. En éstas épocas de transición del metabolismo de la planta también es más difícil una detección precoz. Desde la clorosis a la podredumbre de la raíz , hay docenas de enfermedades diferentes, aunque en éste artículo hablaremos sobre las enfermedades más comunes que podremos encontrar en nuestros bonsáis.

Una vez que conozcamos las enfermedades y plagas habituales que pueden atacar a nuestros árboles será más fácil la prevención  de las mismas y mantenerlos saludables y fuertes. Como en otras muchas ocasiones, la prevención es la mejor arma para defenderse. Tampoco hay que olvidar que el cuidado inadecuado puede hacer que su árbol  enferme o se estrese y tal circunstancia lo  hará más susceptible a las enfermedades. Una planta fuerte y saludable es mucho menos propensa a contraer virus o desarrollar hongos u otra clase de agentes patógenos, por lo que la mejor prevención es darle a su árbol todo lo que necesita para mantenerse en buen estado de salud.

enfermedades del bonsai

1.Mancha negra, 2.Mancha de la hoja, 3.Roya, 4. Clorosis férrica, 5.Podredumbre de la raíz, 6.Araña roja

Si estás comenzando el cultivo del bonsái quizás te interese echarle un vistazo a ésta guía de iniación al cultivo del bonsái.

Podemos comenzar evitando posibles focos de entrada de enfermedades a nuestros bonsáis observando los siguientes puntos:

  • Mantener su árbol limpio y libre de polvo, restos de hojas o frutos, suciedad, etc.,  proporcionándole suficiente iluminación, aireación y ventilación adecuada, asegurándonos de que el sustrato sea adecuadamente drenante, no demasiado compactado, y que se sustituya cuando sea necesario.
  • Fertilizar correctamente en las épocas adecuadas y en las cantidades correctas con un abono orgánico sólido. El abonado es la base de un crecimiento vigoroso y constante.
  • Usar técnicas de poda apropiadas y aplicando pasta de cicatrización en las heridas para favorecer la rápida curación de las mismas.

Síntomas de enfermedades en bonsáis

Reconocer con prontitud y acierto los síntomas de la enfermedad que ataca a nuestro bonsái nos permitirá saber cómo actuar. La mayoría de los árboles enfermos mostrarán al menos alguno de los siguientes síntomas:

  • Hojas y flores descoloridas o colores apagados, de aspecto lánguido.
  • Pérdida de hojas, hojas amarillentas, marchitas, secas o que caen fuera de temporada.
  • Crecimiento lento.
  • Ramas marchitas o caídas; muerte gradual de los brotes y las hojas comenzando por las puntas.

En el siguiente vídeo del canal JS-Bonsaido de Youtube ampliamos los síntomas que podemos encontrar en nuestros bonsáis.

Tratamientos a aplicar

Una vez descubierta la enfermedad, la primera prioridad es asegurarse de que se propague al resto del árbol u otros ejemplares  de nuestra colección. Es importante examinar al bonsái regularmente para detectar signos de enfermedad o infección. Esto permite una detección temprana y tomar las medidas necesarias para una recuperación rápida.

Si su árbol  se ve afectado, deberemos:

  • Retirar el árbol afectado a un lugar apartado, alejado de otras plantas, para evitar la contaminación cruzada o la diseminación de la afección.
  • Eliminar todas las hojas afectadas o el crecimiento infectado.
  • Rociar el follaje de la planta con un fungicida de amplio espectro.
  • Verificar las posibles deficiencias en el cultivo tales como podredumbre de la raíz, ventilación deficiente o suelo demasiado húmedo.
  • Esterilizar todas las herramientas utilizadas en la poda o pinzado del árbol afectado.
  • Coloque el árbol tratado en un área bien ventilada e iluminada para evitar la reinfección.

Enfermedades comunes del bonsái

Mancha negra : éste hongo ataca principalmente el follaje y aparecerá como manchas negras o parches en las hojas. Eventualmente, las hojas se amarillearán, se marchitarán y caerán. Una vez que una hoja está infectada, debe eliminarse del árbol para evitar la propagación. Rocíe el resto del follaje aún sano con un fungicida. Para no fomentar la dispersión de las esporas del hongo mediante el riego se recomienda reducir el mismo al mínimo hasta que haber eliminado todas las áreas afectadas en la planta.

Mancha de la hoja : Similar a la mancha negra, este otro hongo se caracteriza por presentar manchas blancas, negras, marrones o grises -dependiendo de la especie-  en hojas o ramitas  pequeñas. Por lo general, las manchas serán blancas al principio y luego cambiarán a un color más oscuro a medida que la enfermedad progrese. Finalmente, las lesiones se desarrollarán y el follaje se marchitará y morirá. Cualquier hoja, fruta o rama afectada debe ser eliminada inmediatamente, la tierra limpia de cualquier residuo y el resto del follaje sano rociado con fungicida.

Moho: Los mohos son hongos que prosperan en ambientes húmedos con luz solar insuficiente y mala ventilación. Hay distintas familias de ellos y de distintos colores, pero todos ellos causas pueden causar un crecimiento distorsionado, decoloración y pérdida de vigor o muerte regresiva de hojas o ramas. Es imposible eliminar por completo el moho de las hojas infectadas, por lo tanto, el follaje y los brotes afectados deben eliminarse a mano lo antes posible. El resto del árbol se tratará con un fungicida para prevenir la reinfección.

Herrumbe o Roya : Enfermedad fúngica que aparece como protuberancias o ampollas prominentes de coloración amarilla, anaranjada, roja o marrón en la parte inferior de las hojas. Eventualmente, las hojas se doblarán y caerán. Aunque las infecciones por óxido u herrumble no suelen ser fatales, pueden causar daños graves a su árbol. Es importante eliminar el área afectada y tratar el follaje sano con un fungicida. Recuerde colocar la planta en un área bien ventilada para prevenir un nuevo ataque.

Clorosis : Esta carencia está condicionada por la falta de clorofila y es causada por un sistema de raíces dañado o demasiado compactado, así como deficiencias en el aporte de determinados nutrientes u oligoelementos, como el hierro. Las hojas se volverán amarillas, pero las venas permanecerán verdes y la planta comenzará a marchitarse. Agregar quelato de hierro  al agua y mejorar el estado de las raíces de su árbol ayudará a tratar la clorosis.

Podredumbre de la raíz : el drenaje inadecuado puede hacer que las raíces literalmente se asfixien, se vuelvan marrones y blandas y acaben muriendo al ser atacadas por hongos, generalmente Fusarium oxysporiumRhizoctonia solani entre otros. Las hojas también se decolorarán, las ramas se debilitarán y el crecimiento se detiene.
Para solucionarlo el bonsái debe ser trasplantado, las raíces afectadas podadas y aseguraremos un buen drenaje del nuevo sustrato para no volver a tener las raíces con exceso de humedad.

Chancro : Esta enfermedad puede manifestarse con un tono apagado del color de la hoja, crecimiento deficiente o hinchazón de la corteza. Muchas infecciones de chancro se desarrollan después de la poda, y el tratamiento requiere cortar las áreas infectadas y luego aplicar pasta cicatrizante en las heridas. El origen puede estar en un exceso de nitrógeno por un abonado inadecuado.

Araña roja : La araña roja es un ácaro habitual de las plantas y jardines. Además de la coloración roja, otras especies de araña roja son amarillas, anaranjadas o incluso verdes. Maduran en solo tres semanas y comienzan a tejer telarañas entre las hojas de  los bonsáis. Muchas son resistentes a los pesticidas, por lo que algunos bonsaistas incluso introducen ácaros depredadores, como Phytoseiulus persimilus, para erradicar el problema biológicamente.

Si bien la prevención es la mejor manera de detener la propagación de enfermedades e infecciones, a veces incluso las plantas más saludables pueden ser víctimas de tales plagas. Reconocer las señales y comenzar el tratamiento de inmediato le ayudará a darle a sus árboles la mejores posibilidades de recuperación, al mismo tiempo que protegerá a los demás bonsáis de su colección.

La conclusión es que, como siempre, prevenir es mejor que curar. La prevención también cuesta menos y se puede evitar la pérdida de un bonsái.

 

Un comentario

  1. Gracias por su información tan valiosa, me gustaría seguir recibiendo más documentos asi tan interesantes y productivos. Mi amigo Noel y yo comenzamos hace dos años a cultivar Bonsai, nos gusta mucho este arte milenario.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

bonsais pino