Cómo hacer sustituto de la akadama

Cómo hacer sustituto de la akadama

¿Qué es la akadama?

Básicamente estamos hablando de una arcilla granulada semidura de origen volcánico importada de Japón y que es por excelencia el sustrato básico utilizado en gran parte de las especies que se cultivan como bonsáis.

Una de las características que hacen a éste material único y extremadamente apropiado para su utilización en dichos cultivos es su capacidad para retener humedad pero sin llegar a encharcar las raíces de la planta, además de la magnífica aireación que les proporciona a dichas raíces.

akadama para bonsai
Ver Precios >

Se puede utilizar sóla o combinada con otros sustratos, como la kiryuzuna, grava volcánica o arena de río, según el grado de porosidad y aireación en el sustrato que queramos para nuestros bonsáis.

Tipos de akadama en función del tamaño del grano hay varios:

  • Tamaño estándar: entre 3 y 6 mm de grosor. Es el tamaño universal apropiado para la mayoría de los árboles bonsái.
  • Tamaño Shohin: entre 1 y 4 mm de grosor. El indicado para árboles de pequeño tamaño (menos de 25 centímetros de altura).
  • Tamaño grueso: entre 4 y 10 mm de espesor. Para bonsáis de gran tamaño o que requieren una aireación máxima del sistema radicular.

Como sustrato inerte que és debemos aportar periódicamente a nuestros bonsáis el abono necesario para el crecimiento y vigor del mismo. Su pH es prácticamente neutro o ligeramente ácido, entre 6,5 y 6,9.

La akadama puede durar varios años como sustrato adecuado para el crecimiento del sistema radicular de nuestros bonsáis. Cuando comienze a degradarse perdiendo su consistencia granular y dejar una consistencia arcillosa debemos proceder a su renovación con un trasplante dentro de las fechas adecuadas.

Existen distintas distribuidoras que comercializan la akadama, todas ellas japonesas, pues sólo en Japón se encuentra este sustrato específico para uso en bonsái y también acuarios.  Una de las más conocidas es Ibaraki.

akadama

 

Un sustituto alternativo a la akadama para aquellos aficionados al bonsái con dificultades para conseguir éste sustrato básico de origen volcánico está en el ladrillo o tejas machacadas y trituradas hasta alcanzar el tamaño de grano deseado, pues ambos elementos están compuestos de arcilla.

Sustituto de la akadama

El ladrillo machacado tiene mayor duración que la akadama, que se degrada con mayor rapidez con los sucesivos riegos.

Si previamente tenemos las tejas a romper veinticuatro horas en remojo, evitamos que se desprenda polvo y se desmorona más fácilmente que los ladrillos secos.

Posteriormente a la fragmentación del ladrillo, tamizaremos lo obtenido para eliminar polvo y partículas minúsculas.

Como sustrato para el cultivo del bonsái mezclaremos 70% de ladrillo machacado de la forma explicada anteriormente y 30% de humus de lombriz, para aportar nutrientes a la  mezcla. Éste sustrato favorece el intercambio catiónico ( los nutrientes se absorben mejor por la planta) y ayuda a retener la humedad considerablemente debido a su porosidad.

Cerrar menú